Los desarrolladores de Call Of Duty en Raven Software buscan formar un sindicato, solicitando el reconocimiento de Activision

Un grupo de evaluadores del estudio Raven Software de Call of Duty, propiedad de Activision, ha comenzado formalmente el proceso de creación de un sindicato. Los desarrolladores de control de calidad están trabajando con el sindicato Communication Workers of America para crear un gremio llamado Game Workers Alliance. Esto sucede solo unos días después de que Microsoft anunciara su intención de adquirir Activision Blizzard y todos sus estudios, incluido Raven.

«Las voces de los trabajadores deben ser escuchadas por el liderazgo. Al unirnos en solidaridad, podemos asegurar que nuestro mensaje tenga un mayor alcance y sea más efectivo», dijo la organización en las redes sociales.

El grupo tiene 34 miembros en este momento, según el reportero Jason Schreier. El grupo busca convertirse en uno de los primeros sindicatos de la industria de videojuegos en América del Norte. Parte del personal de control de calidad de Raven Software, un co-desarrollador de Call of Duty que contribuye a Call of Duty: Warzone y otros proyectos, ha estado en huelga de alguna forma desde antes de las vacaciones. Desde entonces, Activision ha retrasado el lanzamiento del nuevo contenido de Call of Duty, incluido el comienzo de la temporada 2 para Warzone y Vanguard, aunque no está claro si esto está relacionado directamente con las huelgas en Raven.

El grupo esbozó sus principios a través de un serie de tuits. Game Workers Alliance pide transparencia a la gerencia con respecto a las decisiones que afectarán la vida laboral de los empleados y que los gerentes trabajen hacia «cronogramas y planes de desarrollo realistas» para ayudar a evitar la «crisis». Este es el término de la industria para períodos prolongados de tiempo extra.

“Crunch no es saludable para ningún producto, trabajador o empresa”, dijo el grupo.

Nuestros principios:
-Solidaridad: Las voces de los trabajadores deben ser escuchadas por…