Investigadores descubren nueva condición autoinflamatoria

Las condiciones autoinmunes ocurren cuando la respuesta inmune del cuerpo se activa de manera anormal. Cuando esto sucede, se vuelve contra las células sanas en lugar de reaccionar a agentes potencialmente dañinos, como virus o bacterias peligrosas, como debería.

Las fiebres recurrentes con causas poco claras y la inflamación generalizada caracterizan tales afecciones.

Si bien no están muy extendidos, los médicos a menudo encuentran que las condiciones autoinflamatorias son difíciles de diagnosticar. Esto es problemático, ya que estas condiciones pueden afectar severamente el bienestar y la calidad de vida de una persona.

Sin embargo, recientemente, un equipo de expertos de la Universidad de Melbourne en Australia y los Institutos Nacionales de Salud (NIH) en Bethesda, MD, descubrieron otra condición autoinflamatoria.

Los investigadores lo han denominado “síndrome autoinflamatorio inducido por RIPK1 (CRIA) resistente a la escisión”. Explican cómo lo descubrieron y cuál creen que podría ser el camino hacia un tratamiento en un artículo de estudio en la revista Nature .

Un hallazgo ‘notable’

El interés de los investigadores se despertó cuando miembros de tres familias diferentes buscaron tratamiento para un misterioso trastorno autoinflamatorio cuyas características principales eran estados de fiebre e hinchazón de los ganglios linfáticos.

Estas personas informaron que experimentaron los síntomas por primera vez en la infancia, aunque habían persistido hasta la edad adulta.

Para tratar de averiguar qué causó esta condición autoinflamatoria desconocida, los investigadores analizaron el ADN de los individuos. Los investigadores encontraron la causa raíz de la afección cuando analizaron los exomas en muestras de ADN de las personas que tenían síndrome de CRIA. El exoma es parte del material genético de una persona que codifica proteínas.

Cuente con líneas de base profundas y respaldadas por la ciencia de nuestras mejores historias todos los días. Aproveche y mantenga satisfecha su curiosidad.

Este gen codifica la proteína especializada (enzima) del mismo nombre, que desempeña un papel crucial en la regulación de la muerte celular programada (necroptosis).

“Las vías de muerte celular han desarrollado una serie de mecanismos incorporados que regulan las señales inflamatorias y la muerte celular porque la alternativa es potencialmente peligrosa”, explica el Dr. Najoua Lalaoui, uno de los principales investigadores involucrados en este estudio.

“Sin embargo, en esta enfermedad, la mutación en RIPK1 está superando todos los controles y equilibrios normales que existen, lo que resulta en muerte celular e inflamación incontroladas”, señala.

El hallazgo proporcionó la clave para comprender cómo se desarrolló la condición autoinflamatoria recientemente descubierta, enfatiza otro de los autores principales, el Dr. Steven Boyden.

¿En camino para encontrar un tratamiento?

Aunque la afección es reciente en la etapa clínica y no tiene un tratamiento aparente, los especialistas que la descubrieron argumentan que la respuesta al síndrome CRIA probablemente radica en la causa que lo impulsa.

“Comprender el mecanismo molecular por el cual el síndrome de CRIA causa inflamación brinda la oportunidad de llegar directamente a la raíz del problema”, señala el coautor principal, el Dr. Dan Kastner, quien es uno de los principales especialistas en afecciones inflamatorias.

El Dr. Kastner explica que él y sus colegas ya han comenzado a buscar posibles formas de tratar esta afección. De hecho, ya han tratado a algunas personas con síndrome de CRIA con medicamentos antiinflamatorios, como dosis altas de corticosteroides y productos biológicos.

Mientras que algunas personas demostraron una mejora significativa después de su tratamiento, otras no mejoraron o experimentaron efectos secundarios.

Pero los investigadores siguen confiando en que encontrarán una terapia adecuada para todos los afectados por la condición recién descubierta.

“Los inhibidores de RIPK1 pueden ser justo lo que el médico ordenó para estos pacientes”, dice el Dr. Kastner. “El descubrimiento del síndrome de CRIA también sugiere un posible papel para RIPK1 en un amplio espectro de enfermedades humanas, como colitis, artritis y psoriasis”.

Y hay otras buenas noticias: los inhibidores de RIPK1 ya están disponibles para los investigadores, por lo que las pruebas en curso pueden refinar y perfeccionar los tratamientos caso por caso.

Fuente | Nature

Sara Blanco

Añade un comentario