Britney Spears afirma que su padre ‘horrible’ Jamie la obligó en secreto a ir a rehabilitación en 2014 durante una residencia en Las Vegas.


La estrella del pop escribe en sus memorias que Jamie pensó que ella «tenía un problema» con los suplementos energéticos, por lo que la envió a un «lugar con adictos al crack y la heroína».